Para una buena decoración, lo más importante es el manejo del color

Para lograr una armonía cromática en la decoración del hogar se deben complementar, mezclar y contrastar las diversas gamas y tonalidades del color. La meta es producir sensación de equilibrio, serenidad y armonía en un ambiente.

Antes de lanzarnos a pintar, es necesario revisar elementos como la iluminación natural y artificial, integrar los materiales y los objetos de la casa o apartamento que se vayan a usar en la decoración; analizar los colores que ellos tienen y así tomar la decisión para luego pintar.

Para  Construir ambientes, CAMU recomienda algunas generalidades a tener en cuenta:

Colores cálidos: se puede elegir entre el amarillo, marrón, naranja y rojo, combinándolo con sus respectivas tonalidades. Los colores cálidos y vibrantes aproximan los espacios amplios y otorgan una atmósfera equilibrada cuando son ambientes muy iluminados.

Colores fríos: mezclados entre sí; entre estos tenemos desde el verde oscuro hasta el púrpura, pasando por el azul. También se puede escoger un color frio y matizarlo con sus tonalidades. Los colores fríos otorgan un efecto de amplitud y frescura en espacios pequeños e iluminados artificial o naturalmente.

Los colores claros amplían los espacios y los colores oscuros producen el efecto contrario.

¿Qué simbolizan los colores?

Blanco: es el color más utilizado en la decoración por ser fácil de mezclar o combinar con otros colores. Denota inocencia, paz, divinidad, estabilidad absoluta, calma, armonía, serenidad y da sensación de amplitud.

Azul: se complementa muy bien con el naranja. Denota confianza, reserva, armonía, afecto, calma, tranquilidad y frescura.

Verde: Denota naturaleza, juventud, deseo, descanso, equilibrio, vitalidad, frescura y tranquilidad.

Amarillo: transmite felicidad, adolescencia, risa, placer, calor, prosperidad, luminosidad, alegría y belleza.

Rojo: es pasión, emoción, acción y calor. Combina muy bien con la madera y los demás colores cálidos.

Además tenga en cuenta que:

  •  Antes de poner color a su espacio, se debe prestar atención al tamaño del área y a la cantidad de luz que recibe.
  • Es aconsejable manejar las justas proporciones. En el caso de elegir trabajar con dos colores, uno de ellos debe ser la base y el otro debe aparecer en pequeños elementos.
  •  Todos los espacios de la casa deben conservar unidad mediante el color.
  • Para resaltar un elemento en específico mezcle colores cálidos con fríos.
  • Logre equilibrio y armonía utilizando dos o tres colores.

Sobre la limpieza de las paredes:

  • Las paredes interiores pintadas con pintura vinilo deben limpiarse con una toalla húmeda y jabón suave.
  • Las pinturas en vinilo se deben limpiar solo cuando hayan transcurrido tres meses de aplicadas.
 
Fuentes: Martha Lucía Isaza T (Diseñadora y decoradora de interiores Constructora CAMU).

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para valorar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 Comentarios

Déjanos tus preguntas o sugerencias y te responderemos

Su dirección de correo electrónico no será publicado.