Elige Vivir e Invertir en el Hermoso Paisaje Cafetero Colombiano

El Eje Cafetero se posiciona como uno de los destinos preferidos para adquirir vivienda en Colombia. Por ser una región que lo ofrece todo, resulta ideal para disfrutar los años de retiro de la vida laboral, invertir o para aquellos que buscan un inmueble para sus familias.

Entre las ventajas que tiene invertir y vivir en el Eje Cafetero, y con las que se configura un medio ambiente saludable y adecuado para el desarrollo, se destacan 8 razones:

  1. Ubicación
    Un entorno tan saludable y adecuado para vivir es posible, gracias a la ubicación geográfica de toda la región cafetera (Quindío, Risaralda y Caldas), con una excelente cobertura de servicios públicos domiciliarios y de telecomunicaciones que soportan toda la oferta comercial, residencial y turística de la zona.

     

  2. Clima tropical
    Un ambiente donde prevalece un clima primaveral con temperaturas que oscilan entre 18 y 25 grados centígrados. Presenta una zona de gran aptitud para la producción agrícola y ganadera; también presenta una diversidad de flora y fauna que permiten contar con excelentes paisajes y ambientes muy sanos para vivir y disfrutar.
  3. Excelente red vial y conexión aérea
    La región es un importante eje comercial, gracias a la privilegiada infraestructura vial que los conecta entre sí a través de dobles calzadas y con los principales centros de producción del país Bogotá, Cali y Medellín a través de excelentes vías y distancias relativamente cortas.
    Las ciudades  capitales cuentan con un sistema transporte público integrado, destacándose en Pereira el transporte público articulado y en Manizales un moderno sistema de  cable aéreo que simplifica y acorta distancias.
    Se cuenta también con 3 aeropuertos que facilitan la conexión con Colombia y el mundo.

     

  4. Calidad de vida
    Las ciudades intermedias están alejadas del ritmo frenético de las grandes urbes, lo que responde a la tendencia de las familias, que desean pasar de centros más poblados a ciudades más tranquilas y con un costo de vida más económico.
    La calidad humana de los habitantes, la perseverancia y las ganas de salir adelante, hacen que vivir en la región cafetera, sea una experiencia aún más placentera. Despertar cada mañana con el canto de las aves y la cordialidad de un  ‘buenos días’, acompañado por una sonrisa son el reflejo de un ambiente ameno y adecuado para vivir.
  5. Su café y gastronomía
    Los responsables del protagonismo de la Región Cafetera a nivel nacional e internacional, han sido entre otros, el delicioso café que produce su tierra y la creciente oferta gastronómica de platos colombianos y típicos de la zona. Personas de la región y turistas disfrutan de una amplia carta de menú que ahora se amplía a la cocina internacional con restaurantes especializados en comida mexicana, thai, francesas, italiana, peruana, hindú, entre otras.
  6. Turismo, aventura y diversión
    Si bien, la actividad turística se ha ido posicionando en la región, las actividades para la aventura y la diversión, han tomado forma con la promoción de los diferentes entornos naturales y recreativos que existen en el territorio.  En el Quindío se promueve el turismo rural donde se destacan las fincas cafeteras y las actividades extremas como el rafting y el parapente en entornos naturales; Risaralda también promueve su biodiversidad en sus diferentes parques temáticos y culturales; y Caldas, además del ecoturismo, destaca sus festividades anuales como la Feria de Manizales y el Festival internacional de teatro.
  7. Patrimonio cultural y de la humanidad
    La Unesco ha incluido al Paisaje Cultural Cafetero (PCC), dentro de la lista de patrimonio inmaterial de la humanidad.
    Caldas, Risaralda y Quindío, hacen parte de la diversidad cultural y la formación histórica que se ha destacado a nivel mundial por las condiciones geográficas, topográficas, urbanas, arquitectónicas y de paisaje. 
  8. Naturaleza y hermosos paisajes
    La región posee un hermoso paisaje natural y biodiverso que se articula perfectamente con la arquitectura tradicional y contemporánea.
    Se destaca el relieve cordillerano de estos departamentos con una topografía de páramos, humedales, bosques protectores, microcuencas y quebradas, que regulan el equilibrio hídrico y climático, para el abastecimiento de agua, energía y alimentos y evitan en muchos casos deslizamientos o inundaciones asociados a la temporada de lluvias, configurando así un ambiente oxigenado y de verdes paisajes tan atractivos para propios y visitantes.
    Entre los sitios más representativos de este paisaje se destaca el Parque Nacional Natural de los Nevados compartido por Caldas, Risaralda, Quindío y Tolima; en Risaralda el Santuario de Flora y Fauna y las aguas termales de Santa Rosa de Cabal y en el Quindío el Parque Nacional del Café y el Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria. 
Con información de Mesa de la Construcción y la Infraestructura del Quindío, (MCI) y Constructora CAMU

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para valorar!

Promedio de puntuación 3.7 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 Comentarios

Déjanos tus preguntas o sugerencias y te responderemos

Su dirección de correo electrónico no será publicado.